Banksy, una imagen y las reglas del marketing

05/08/2014 - 6 Minutos de lectura

Es, podría decirse, el grafitero más importante del mundo, sin embargo, lo que sabemos de él es bastante poco, por supuesto, nos referimos a Banksy. Para muchos un ejemplo, todo un referente y, para otros, un delincuente que, para colmo, se estará forrando con su actividad ilícita.

Lo que está claro es que la imagen de Banksy funciona. En contra de las leyes del marketing tradicional, en vez de una imagen de marca definida y clara, opta por una personalidad difusa, que no hace más que generar constantes dudas y esto es precisamente lo que lo diferencia del resto. Triunfa la escasez de información como su distintivo personal.

Banksy consigue lo que hoy en día pretende cualquier marca conocida, que se hable de él, para bien o para mal. Hace viral cualquier información que tenga que ver con su persona, aunque muchas veces no sea ni siquiera cierta, podemos decir que (supuestamente sin intención) Banksy se ha convertido en todo un referente para el marketing moderno.

Se rumorea que nació en Bristol,marketing online Vigo, SEO SEM Vigo alrededor de 1974 y esto es lo más seguro que conocemos de él hasta ahora, pero ¿a qué se debe este anonimato? Una buena razón es que el grafiti en la calle (sin un permiso previo) es una actividad ilegal, por lo tanto, cae de cajón que alguien que se dedica a ello no esté dispuesto a dar su nombre real. Sin embargo, aunque a buen seguro el motivo comenzó siendo este, actualmente a Banksy le va muy bien sin que nadie sepa quién es en realidad, por un lado le permite mantenerse alejado de los focos y por otro le da un toque misterioso y atractivo a sus obras, haciendo que la gente esté dispuesta a pagar más por ellas y, por lo tanto, aumentando su proyección.

Sus pinturas satíricas, irónicas y críticas sobre actualidad y la política aparecen sin previo aviso en ciudades a lo largo de todo el mundo (Londres, Nueva York e incluso Cisjordania). Obras efímeras en muchos casos, en Londres, por ejemplo, 40 de sus 52 obras fueron destruidas, de manera accidental algunas, premeditada otras. Sin embargo, en los últimos años, la gente tiene mucho más cuidado si encuentra un Banksy en la pared de su bloque de edificios, ya que en subastas algunas se cotizan por cifras superiores al millón de euros.

En una época en la que la interacción con las personas es clave y las redes sociales se basan en la comunicación de doble vía con los clientes, Banksy posee una página nada interactiva, en la que simplemente publica sus obras y hasta hace poco ni siquiera disponía de redes sociales. Pero esto no significa que no consiga la tan deseada interacción, cada nueva obra publicada en su web desata una cacería en la que los fans hacen lo posible por ser los primeros en descubrirla en la calle.

Tanto es el filón de este artista, que muchas grandes marcas estarían encantadas de tenerlo en plantilla, para muestra un botón. Ikea, por ejemplo, aprovechaba la semana del diseño de Milán para presentar una campaña de calle con posters en blanco y negro con dibujos “al estilo Banksy”.Posicionamiento SEO Vigo, SEM Galicia

Un director de arte francés va mucho más allá y convierte los grafitis de Banksy en anuncios publicitarios para las grandes marcas (no sabemos cómo le sentará esto al artista).marketing online Vigo, diseño web Vigo

Podría pensarse que Banksy se acerca cada vez más a la parte comercial que tanto critica, que se está convirtiendo en un fenómeno de masas que mueve grandes cantidades de dinero, sin embargo, para que nadie pueda afirmar esto claramente de su persona sin que le surjan dudas, el artista nos da una de cal y otra de arena.

Por ejemplo, ha situado algunos de sus grafitis en fachadas de edificios dedicados a causas sociales que posteriormente se han beneficiado de la subasta de la obra, o ha pagado los gastos de vivienda a alguien que vivía en un tanque de agua y fue trasladado tras aparecer un grafiti suyo en su exterior.

Pero la mejor lección sobre sí mismo la dio colocando un puesto ambulante con cuadros suyos que casi no obtuvo ventas, así nos demuestra que, quizás, no tiene tantos fans incondicionales como parece, que tampoco su fama es tan cierta como damos por hecho.

Sin embargo, por tratarse de Banksy, no podemos afirmar con seguridad que nada de esto sea cierto, porque como todo lo que concierne a su persona, no son más que conjeturas y rumores. 😉

Etiquetas:,