Escucha social para cantar como un jilguero

09/05/2017 - 3 Minutos de lectura

Imagina que eres un jilguero y que deseas comunicarte con los de tu misma especie. Te encuentras en un bosque dónde más aves están cantando a la vez, con tanto bullicio parece imposible conseguir la misión ¿no? Pues tan solo tienes que escuchar con atención los cantos de tu misma especie para responder.

escucha-social-mediaLa naturaleza tan sabia como siempre. Y es que de la misma forma que el jilguero necesita escuchar para cantar, en las redes sociales debemos llevar a cabo la misma metodología y ¿cómo lo hacemos? A través de la “escucha social” o también denominada, en inglés, social media listening.  Un proceso que en los últimos años se ha convertido en una herramienta clave para conocer de manera más detallada los pensamientos y opiniones de las personas en el entorno digital.

La finalidad de la escucha social es comprobar si la identidad de una marca, producto u organización se corresponde con su imagen. Más allá del “me gusta o no me gusta”, la verdadera “escucha social” se basa en comprender el significado y la intención que hay detrás de cada comentario en un determinado contexto.

¿Quién puede realizar una “escucha social”? Cualquier tipo de empresa o negocio; no importa el tamaño de la misma solo tendrá que cumplir los siguientes requisitos para realizar una escucha efectiva: disponer de tiempo para interpretar toda la información de los usuarios y seguir los siguientes pasos:

  • Identificar la red social dónde vamos a realizar la “escucha social”.
  • Definir qué monitorizar, cuáles son las palabras clave que se van a investigar.
  • A quién se va a escuchar: consumidores, influenciadores y/o competidores.
  • Seleccionar la herramienta que te va a ayudar. Existen diferentes herramientas gratuitas y de pago (Sprout Social, Hootsuite, Keyhole, Sprinklr, Conversocial o Brandwatch) con las que se pueden monitorizar diferentes conversaciones. A la hora de utilizar este tipo de herramientas lo más importante es priorizar qué tema de conversación te interesa más para el estudio.
  • Diseñar un plan para dar respuesta a las diferentes situaciones que te puedes encontrar durante el proceso de monitorización. Antes de dar una respuesta es importante escuchar lo que dicen los usuarios, cómo se relacionan con otras personas y qué es lo que les mueve para realizar una determinada acción.

Y tras la “escucha social”, afina bien tus cuerdas porque toca cantar como un jilguero en las redes para marcar tu territorio. Si la escucha ha sido efectiva podrás diseñar una estrategia de social media más personalizada, para que tanto clientes actuales como potenciales se identifiquen con tu marca.