Ecommerce, sal al encuentro de tu cliente

20/04/2017 - 3 Minutos de lectura

¿Os acordáis del vídeo presentación de las Google glass? Una persona caminaba por una calle mientras observaba las diferentes ofertas que aparecían “flotando” en el aire en forma de hologramas. Pues ese futuro, una vuelta de tuerca al ecommerce, ya no es tan lejano, ¿con cuántas personas nos encontramos cada día caminando y viendo su teléfono móvil a la vez? Por eso es tan importante para los negocios, pequeños y grandes, realizar un marketing basado en la localización del cliente.

La idea es muy sencilla, incluso la hemos visto en un montón de películas futuristas, a medida que vas paseando por tu ciudad, tu móvil (que pronto será reloj o gafas) va captando la información de la zona y te puede ir recomendando, aquí hay una tienda de ropa, allí está una cafetería de tu franquicia favorita. Esta forma de comunicar te permite interactuar con el futuro cliente y te ofrece enormes ventajas tales como captar nuevos clientes, fortalecer la relación con el usuario y mejorar la personalización de marca.

Pero, ¿cuál es la explicación más o menos tecnológica? Sin entrar en tecnicismos y simplEcommerceificándolo mucho: dos dispositivos se encuentren a cierta distancia uno de otro, siendo el emisor el de la tienda de turno (o de la valla publicitaria o de la marquesina…) y el receptor el del cliente, mediante bluetooth, NFC, código QR… (quién sabe cuáles serán las próximas tecnologías en utilizarse) se comunicarán, haciendo que el potencial cliente encuentre lo que busca… o lo que ni sabe que está buscando.

Esta tecnología, para ser más efectiva, debería complementarse con otro tipo de información no solo publicitaria, si no de servicio, como, por ejemplo, cuando va a llegar el autobús, y para eso necesita saber las características y los hábitos del receptor, lo que hará más certera la información y evitará que lo sature con aquella que no necesita (para que necesita alguien soltero información sobre la tienda infantil de turno). Al hablar de localización y proximidad debería estar disponible tanto para pequeños negocios locales, como para grandes multinacionales. En una localidad de tamaño medio el radio del que hablamos puede englobarlo todo, pero en una gran ciudad al cliente le interesa saber qué opciones tiene cerca de él, ya que no suele moverse mucho más sin planearlo, y para ello también es útil que pueda pinchar en un “cómo llegar” o “llamar”.

Surgirán problemas como el de la privacidad que habrá que tener en cuenta, pero el futuro del marketing pasa por ofrecerle al cliente lo que no sabe que necesita en el mismo momento en que lo necesita.